Charlando con la Dra. Melisa Sanchez

Especialista en Cardiología mp 2921

Staff Cedic Diagnóstico Cardiovascular y Especialidades Médicas

 

¿Porqué es importante la donación de órganos?

Un despertar a la conciencia y a la solidaridad comunitaria

 

El 30 de mayo en Argentina se conmemora el día nacional de la donación de órganos y tejidos, en alusión al nacimiento del hijo de la primera paciente que dio a luz luego de haber recibido un trasplante hepático, representado no solo la posibilidad de vivir sino también de dar vida después de un trasplante.

Esta fecha genera la oportunidad de continuar estimulando la conciencia sobre el valor de la donación de órganos y tejidos para trasplante y reflexionar acerca de un problema de salud que afecta a gran cantidad de personas.

En Argentina a partir de agosto de 2018 se puso en vigencia la ley Justina (Ley N 27447), y con ella el concepto de donante presunto, por el cual se considera donante a toda persona capaz, mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a la donación.

 

La nueva ley regula las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en la Argentina. Prevé que los establecimientos de salud habilitados para hacer trasplantes cuenten con servicios destinados a la donación, que permitirán detectar, evaluar y tratar al donante.

 

Si bien todo esto generó un cambio muy grande y cada año se están realizando más trasplantes, todavía son muchas las personas que siguen en lista de espera.

 

¿Qué es el trasplante de órganos?

Se trata del reemplazo de un órgano vital enfermo, sin posibilidad de recuperación, por otro sano.

 

¿Cuáles son los órganos y tejidos que se trasplantan en nuestro país?

Los órganos que se trasplantan en Argentina son: riñón, hígado, corazón, pulmón, páncreas e intestino. Los tejidos: córneas, piel, huesos, válvulas cardíacas.

 

¿Todos podemos ser donantes?

Hoy en día pueden ser donantes de órganos todas aquellas personas que en vida hayan decidido que a su muerte, quieren donar sus órganos o bajo el concepto explicado de donante presunto. Sin embargo, aunque deseemos por encima de todo ser donantes y ofrecer nuestros órganos para esta buena acción, solo lo consiguen aquellos cuyo fallecimiento se da en una Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital, aunque hay excepciones para algunas tejidos como la córnea.

¿Se puede donar órganos en vida?

Sólo ante una necesidad extrema, frente a la falta de donantes cadavéricos, se plantea la posibilidad del donante vivo, debiendo existir un vínculo familiar de acuerdo a la legislación vigente. Esta alternativa se refiere únicamente al caso de trasplantes de hígado y riñon.

 

¿Cómo se puede manifestar la voluntad respecto a la donación de órganos?

Para manifestar la voluntad afirmativa o negativa en todo el país, es necesario dejarlo registrado por cualquiera de los siguientes medios: firmando un acta en el INCUCAI, asentarlo en el DNI, o se puede hacer completando un formulario vía web

 

¿Se puede cambiar de opinión una vez registrada la voluntad de donar?

Sí. Como el acto de donar es libre y voluntario, la expresión Afirmativa o Negativa puede ser revocada en cualquier momento por el manifestante, pero no puede ser cambiada por ninguna persona después de su muerte

 

¿Qué sucede cuando la persona no se expresa?

De no existir manifestación expresa, la Ley de Trasplante presume que la persona es donante. En esos casos, el organismo responsable solicita a la familia su testimonio sobre la última voluntad del fallecido.

 

¿Qué sucede si la familia se opone pese a que el fallecido se manifestó a favor?

Si la última voluntad del fallecido conocida en forma escrita fue donar sus órganos, se respeta esta decisión personal registrada en vida. De igual modo sucede en la situación inversa.

 

¿Qué sucede cuando fallece un menor de edad?

Se solicita a sus padres o representantes legales el consentimiento para la donación

La posibilidad de un trasplante es gracias a la participación de la sociedad en el acto de donar. Por cada donante se pueden salvar 7 vidas y los órganos no van al cielo.

 

Bibliografía

Ley nro 27447

INCUCAI

Ministerio de salud de la nación

Otros artículos de interés