(0291) 4547216 / (0291) 4547218 / (0291) 4500227

En este escrito intentaré derrotar algunos mitos con la evidencia médica disponible. Es importante analizar la información médica siendo críticos pero aplicando el concepto con racionalidad. Hay dos medicinas, la basada en la evidencia médica y la medicina empírica de la propia creencia.

Mito 1. No me vacuno contra el COVID-19 por que la vacuna produce frecuentemente miocarditis y pericarditis (infección del músculo del corazón y del pericardio). Falso

El CDC (Center of desease and control Prevention) reporta que el riesgo de miocarditis con vacuna ARNm mensajero es de 12.6 casos/millón de segunda dosis, 2.7 cada 100.000 , y de 0.2 a 0.3 /millón en mayores de 40 años. Más frecuente en varones jóvenes entre 16 a 17 años siendo menor en mujeres y en hombres adultos. La chance de adquirirlo es bastante más baja que la causada por la propia infección de Covid. Como referencia se estima unos 11 casos por 100.000 casos de pacientes no vacunados con infección Covid. El riesgo es mayor después de la segunda dosis, y de aquellos que tuvieron con la primera dosis infección previa por coronavirus lo que explicaría que más que la vacuna es la reacción inmune del individuo la responsable. Otras vacunas como Astra Zeneca (adenovirus) reportá 2 casos por millón de vacunados luego de la primera dosis. Un grupo Dinamarqués revisó los datos de los cinco millones de residentes de Dinamarca de 12 años o más, cuatro millones de los cuales recibieron una de las vacunas de ARNm entre octubre de 2020 y octubre de 2021. Identificaron todos los casos de miocarditis o miopericarditis, definida como cuadro clínica compatible más un aumento del nivel de troponina(marcador de daño muscular cardíaco) e ingreso hospitalario que duró más de 24 horas. De 3,5 millones de personas que recibieron Ptfizer ( BNT162b2), 48 desarrollaron miocarditis o miopericarditis en 28 días (54% hombres, 56% segunda dosis), lo que arroja una incidencia de 1,4 por 100 000 personas vacunadas. Los resultados de la vacuna de Moderna mRNA-1273 son más consistentes con estudios previos: de 500000 personas vacunadas, 21 desarrollaron miocarditis o miopericarditis (76% hombres, 86% segunda dosis), dando una incidencia general de 4,2 por 100000.Los síntomas más frecuentes fueron: dolor de pecho, fiebre, falta de aire, mialgias, dolor de cabeza , rash , y ningún caso fue fatal. Se ha reportado algún caso de arritmia, y la mayoría 80% conservaron la función cardíaca sin alteraciones. En resumen a la luz de la realidad más de 100.000 casos diarios y el bajo nivel de internación y de casos fatales más allá de la evidencia y a la luz de los ojos , las vacunas han contribuido favorablemente en esta epidemia. Las vacunas de ARNm contra el covid-19 son notablemente efectivas y brindan un gran beneficio a los receptores. Los riesgos de miocarditis o miopericarditis son bajos y producen cuadros leves que se recuperan en 2 o 3 días ; el CDC no ha variado las indicaciones de la vacuna en relación a este efecto adverso conocido.

Mito 2. No me vacuno porqué Omicron produce síntomas leves y no me generará daño. Falso

Si bien se puede decir que la variante Omicrón produce síntomas respiratorios más leves, las complicaciones alejadas resultan ser muy relevantes. La variante Omicron más infecciosa de COVID-19 parece producir una enfermedad menos grave en especial en vacunados que la cepa Delta dominante a nivel mundial, pero no debe clasificarse como “leve”, dicen los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud, y el director general Tedros Adhanom Ghebreyesus en la misma sesión informativa en Ginebra. En el estudio CoVHORT1, que se limitó a pacientes que no requirieron hospitalización y que fueron casos leves de la enfermedad, se encontró 68% de prevalencia de 1 o más síntomas de COVID-19 a 30 días, la que aumentó a 77% a 60 días. Estos hallazgos son consistentes con lo reportado previamente; en otras cohortes con mayor tiempo de seguimiento se ha notificado que 61% de los pacientes que tuvieron COVID-19 continuaba con síntomas hasta 6 meses después. Cuáles son esos síntomas alejados. Fatiga, falta de energía. El treinta por ciento (69/231) de los pacientes aislados en el hogar, de 16 años de edad o más, tenían fatiga a los 6 meses en comparación con el 63% (39/62) de los pacientes hospitalizados. La fatiga severa a los 6 meses, estuvo presente en el 7 % (17/231) de los pacientes aislados en el hogar y en el 24 % (15/62) de los pacientes hospitalizados .En pacientes en aislamiento domiciliario, los síntomas de fatiga física más frecuentes fueron cansancio (35%, 81/231), mayor necesidad de descanso (30%) y falta de energía (29%); los síntomas más comunes de fatiga mental fueron dificultades para encontrar palabras (23 %), dificultades para concentrarse (19 %) y problemas de memoria (18 %)2. Otras importantes implicaciones son anosmia y parosmia (olor distinto) persistentes después de haber tenido COVID-19, la cual se sabe causa una importante disrupción en el estilo de vida y en el bienestar físico y mental de las personas; específicamente se ha reportado una disminución en el deseo y posibilidad de comer y preparar comida, el aumento o la disminución de peso consecuente a la deficiente alimentación, así como disminución en las interacciones sociales, en la intimidad e incluso alteración en la percepción de la realidad. La capacidad de ejercicio también puede alterarse3 además de producir una respuesta ventilatoria exagerada.
Es claro que Omicron se ha diseminado rápidamente pero también gracias a la cantidad de pacientes vacunados nuestro sistema sanitario no ha colapsado. Es necesario seguir vacunando. Según la tasa actual de lanzamiento de vacunas, 109 países no alcanzarán el objetivo de la OMS de que el 70 por ciento de la población mundial esté completamente vacunada para julio dijo Tedros de la WHO5. Se considera que ese objetivo ayuda a poner fin a la fase aguda de la pandemia
“Al igual que las variantes anteriores, Omicron está hospitalizando y matando gente”.

Mito 3. Ya no es necesario usar las mascarillas total estoy vacunado. Falso

Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos ha informado que en solo dos semanas ómicron pasó de ser el 0,7% de los casos de COVID-19 a ser el 73% de los casos en el país.
Frente a esta velocidad de contagios no debemos abandonar los cuidados habituales y debemos evaluar si el uso de las mascarillas son suficientes y efectivas para prevenir la infección por una variante tan transmisible como ómicron. Cada vez es más frecuente ver personas que no utilizan las mascarillas correctamente, que la utilizan sin cubrir en su totalidad nariz y boca o que lo utilizan sin hacer un adecuado sello. Aunque sea incómodo su uso y exista una fatiga en todos nosotros, debemos de insistir en que si no lo utilizamos correctamente las mascarillas no sirve de nada. En este momento más que nunca debemos reforzar su uso correcto además de priorizar el uso de una máscara apropiada de buena calidad. No deben usarse máscaras de tela o neopreno porque no son efectivas4. Debemos de replantear el uso de doble mascarilla (una quirúrgica y encima una de tela) o utilizar las mascarillas KN95 en lugares cerrados, mal ventilados y concurridos. El uso correcto de las mascarillas, mientras estamos en espacios públicos y si está hecha de un material adecuado, es una herramienta fundamental para disminuir la transmisión de SARS-CoV-2, necesitamos apegarnos a la evidencia científica que ha demostrado que las mascarillas son una medida indispensable para prevenir la COVID-19 y fortalecer las medidas de protección general que son por todos conocidas: lavado de mano y distanciamiento mayor a 2 metros.

Por Dr. Fernando González Pardo
Consultor en Cardiología. Mp 1726
Director Cedic Cardiovascular y Especialidades Médicas.

Bibliografía:

Mito 1

  1. Heart. Org. How Bad Can Myocarditis Be After COVID Vaccination? F. Perry Wilson, MD, MSCE. December 06, 2021
  2. Husby and colleagues (doi:10.1136/bmj-2021-068665)
  3. Small Myocarditis Risk Now Seen for Adenovirus-based COVID-19 Vaccine .from Medscape. Patrice Wendling. December 16, 2021

Mito 2 y 3

  1. Bell M, Catalfamo CJ, y cols. Post –acute sequelae of Covid-19 in a non hospitalized cohort. Resultas from Arizona CoVHORT. Plost One. 4 ago 2021;16(😎 e0254347.doi:101371, journal.
  2. Long COVID in a prospective cohort of home-isolated patients. Nature Medicine volume 27, pages1607–1613 (2021)
  3. Persistent Exertional Intolerance After COVID-19. CHEST INFECTIONS: ORIGINAL RESEARCH| VOLUME 161, ISSUE 1, P54-63, JANUARY 01, 2022
  4. A comprehensive review of various categories of face masks resistant to Covid-19. Clin Epidemiol Glob Health. 2021 October-December; 12: 100835.Published online 2021 Aug 2. doi: 10.1016/j.cegh.2021.100835
  5. WHO says Omicron appears less severe.Thu, 6 January 2022.
Otros artículos de interés
×