Osteoporosis. Diagnóstico, prevención y tratamiento.

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a más de 200 millones de personas en todo el mundo y aumenta progresivamente.
La osteoporosis (hueso poroso) es una enfermedad en la cual la densidad y la calidad de los huesos están reducidas. Como los huesos son más porosos y frágiles, el riesgo de fracturas está muy aumentado. La pérdida de masa ósea ocurre en forma “silenciosa” y progresivamente. A menudo no hay síntomas hasta que se produce la primera fractura.
Las fracturas más comunes asociadas a la osteoporosis son las de muñeca, columna y cadera. La incidencia de estas fracturas, particularmente cadera y columna se incrementan con la edad, tanto en mujeres como en hombres.
Las fracturas vertebrales (columna) producen serias consecuencias, como la disminución de altura, cifosis dorsal (exceso de curvatura de la espalda) y dolor dorso lumbar. La fractura de cadera requiere internación, tratamiento quirúrgico y aumenta los riegos de mortalidad y discapacidad.
La osteoporosis es una enfermedad tratable, requiere de cambios en el estilo de vida, ingesta adecuada de calcio y vitamina D, ejercicios físicos y medicamentos que aumentan la masa ósea y disminuyen el riesgo de futuras fracturas.
La prevención debe iniciarse con un estilo de vida adecuado desde la adolescencia y mantenido durante la adultez.
Fuente. SOCIEDAD ARGENTINA DE OSTEOPOROSIS. 2017

DIAGNOSTICO
Las siguientes recomendaciones son guías para el diagnóstico, la prevención y tratamiento, pero no normas para las decisiones clínicas en casos individuales. El médico debe adaptarlas a situaciones en la práctica clínica cotidiana, incorporando factores personales que trascienden los límites de estas guías y hacen al saber y al arte de la práctica médica.

RADIOGRAFIA
Es útil para detectar fracturas vertebrales; el hallazgo de por lo menos una deformidad vertebral es un indicador de osteoporosis (descartadas previamente otras causas posibles de fractura) y debe considerarse un factor de riesgo para nuevas fracturas.

DENSITOMETRIA MINERAL OSEA
Se recomienda solicitar DMO a:
Mujeres de edad igual o mayor a 65 años
Mujeres postmenopáusicas menores de 65 años con factores de riesgo para fractura
Mujeres en la transición menopáusica con factores clínicos de riesgo para fractura como bajo peso, fractura previa o uso de medicación de alto riesgo
Hombres de edad igual o mayor a 70 años
Hombres menores de 70 años con factores de riesgo para fractura
Adultos con antecedentes de fractura por fragilidad
Adultos con enfermedades y condiciones asociadas a baja masa ósea o a pérdida ósea
En cualquier persona tratada o en la que se considere la posibilidad de tratamiento farmacológico, para monitorear la eficacia del tratamiento
En cualquier persona no tratada si la evidencia de pérdida ósea va a determinar un tratamiento.
Las mujeres que interrumpan un tratamiento con estrógenos.

¿QUÉ SE MIDE EN LA DENSITOMETRIA?
Se solicita medir la columna y la cadera.
En las siguientes circunstancias se podría medir en antebrazo no dominante:
Imposibilidad de medir o interpretar la columna y/o cadera; hiperparatiroidismo; pacientes muy obesos que sobrepasen el límite de peso para la camilla del equipo.
En sujetos con escoliosis se recomienda medir ambas caderas. Tanto para el seguimiento como para el diagnóstico se debe usar el fémur con menor valor.

SEGUIMIENTO
Se recomienda la realización de densitometría para la evaluación de la eficacia terapéutica y la identificación de los pacientes no respondedores
1) En pacientes sin tratamiento: más de 2 años
2) En el primer control en pacientes sometidos a tratamiento para osteoporosis al primer año; en controles sucesivos, intervalo de 2 años
3) En circunstancias excepcionales (por ejemplo, tratamiento con corticoides, trasplante): 6-12 meses.

LABORATORIO
Hemograma completo, calcio corregido, fosfatemia, creatininemia, calciuria, hepatograma, creatininuria, FAL, proteinograma electroforético,
25 OH VIT D en personas que van a recibir tratamiento farmacológico para osteoporosis, en personas con fracturas recurrentes o con pérdida ósea a pesar del tratamiento, en aquéllos con condiciones que afecten la absorción o acción de la vitamina D y sistemáticamente en los mayores de 65 años.
Laboratorio , para descartar causas de osteoporosis secundaria: marcadores de celiaquía, cortisol, TSH, PTH, entre otros.
Los marcadores de remodelamiento se recomiendan para evaluar la respuesta terapéutica.

PREVENCION

DIETA
Es fundamental la ingesta de calcio, presente principalmente en los lácteos. En caso de intolerancia se pueden utilizar leches deslactosadas o suplementos farmacéuticos de calcio.
Se debe asegurar un buen aporte de proteínas, vitaminas y minerales.

ACTIVIDAD FISICA
El ejercicio tiene una fuerte relación con el riesgo de fractura. Constituye el estímulo mecánico para la óptima adaptación de masa, arquitectura y estructura esquelética, para sus requerimientos biomecánicos, y además reduce el riesgo de caídas que pueden conducir a la fractura.
Los ejercicios activos utilizando carga y contra resistencia (30 minutos por día) aumentan modestamente la DMO de columna y son de particular importancia en las primeras dos décadas de la vida. En la población de edad avanzada deben aconsejarse distancias no menores a 20 cuadras por día, comenzando por trechos cortos, con incrementos de acuerdo a las condiciones físicas.

EXPOSICION AL SOL / VITAMINA D
La vitamina D se forma en la piel por exposición a los rayos ultravioletas, se encuentra en muy pocos alimentos y su función es favorecer la absorción de calcio en el intestino. Para alcanzar buenos niveles de vitamina D la exposición solar en época estival debe ser corta, entre 15 y 20 minutos, y siempre fuera de los horarios de máxima radiación solar; en otoño e invierno las exposiciones deben ser en horas de mediodía. Esta exposición debe repetirse 2 o 3 veces por semana.
Además de los efectos esqueléticos de la vitamina D, varios estudios han demostrado su acción protectora sobre la fuerza muscular, el equilibrio y el riesgo de caída.

PREVENCION DE CAIDAS
Un efectivo régimen de tratamiento de la osteoporosis debe incluir un programa de prevención de caídas, que suelen asociarse a causas modificables o corregibles, como las que a continuación se detallan:
a) Sedantes, hipotensores, hipoglucemiantes que puedan enlentecer los reflejos o afectar la coordinación neuromuscular
b) Trastornos de la visión
c) Obstáculos en la casa como alfombras, cables sueltos, falta de agarraderas en los baños y de pasamanos en las escaleras, mala iluminación, etc.
d) Animales domésticos.

TRATAMIENTO
El tratamiento tiene por objetivo primario reducir la incidencia de las fracturas osteoporóticas, mejorando la masa y estructura ósea. Además de los lineamientos de estilo de vida, ingesta adecuada de calcio, niveles aceptables de vitamina D y actividad física, se indica la intervención farmacológica, principalmente los bifosfonatos.

 

Dra. Vanesa Mateu
Especialista en Clínica Médica. MP 1989
Otros artículos de interés